El Sevilla perdió una gran oportunidad en Holanda para lograr su primera victoria en esta Champions. El empate final fue el resultado más justo como colofón a un partido soso en el primer tiempo y frenético en la segunda mitad. Un choque marcado también por el arbitraje de Daniele Orsato, que anuló un gol al Sevilla y pitó un discutible penalti de Sergio Ramos sobre Tillman con 0-1 en el marcador. El conjunto andaluz tuvo el triunfo en sus manos porque fue capaz de hacer el 1-2 justo después de que De Jong hiciera el 1-1 de penalti. Sin embargo, Sergio Ramos, que cuajó un partidazo, hizo una falta en la banda que propició el definitivo tanto del empate del PSV en el último suspiro.

2

Walter Benitez, A. Ramalho (Armel Kotchap, min. 82), Oliver Boscagli (Ricardo Pepi, min. 82), Jordan Teze, Sergiño Dest, Malik Tillman, Jerdy Schouten, Joey Veerman (Ismael Saibari, min. 70), Luuk de Jong, Johan Bakayoko (Hirving Lozano, min. 70) y Noa Lang

2

Sevilla

Ørjan Haskjold Nyland, Sergio Ramos, Adrià Pedrosa (Marcos Acuña, min. 73), Gudelj, Jesús Navas (Juanlu Sanchez, min. 73), Rakitic, Fernando (Djibril Sow, min. 66), Suso (Óliver Torres, min. 66), Lucas Ocampos (Loic Bade, min. 86), Lukebakio y En-Nesyri

Goles 0-1 min. 67: Gudelj. 1-1 min. 85: Luuk de Jong. 1-2 min. 86: En-Nesyri. 2-2 min. 95: Jordan Teze.

Árbitro Daniele Orsato

Tarjetas amarillas Joey Veerman (min. 26), Jesús Navas (min. 35), Hirving Lozano (min. 90), Loic Bade (min. 96) y Luuk de Jong (min. 97)

Con el sorprendente triunfo del Lens ante el Arsenal (2-1), el grupo se iguala muchísimo. El Sevilla perdió una oportunidad de oro para lograr los tres puntos porque no cuidó los pequeños detalles cuando ganaba 1-2 en el minuto 87. A lo largo del choque, en el que pasaron muchas cosas, el PSV lo superó en bastantes fases, con un jugador como Lang ofreciendo un fantástico nivel. El grupo, no obstante, ofrece ahora opciones de clasificación a todos los equipos implicados.

Pobre, y mucho, fue el juego del Sevilla. Apenas cinco minutos de autoridad dieron paso a un equipo miedoso, superado por la intensidad de los jóvenes jugadores del PSV, mucho más intensos y con más energía que el conjunto andaluz. El partido que Mendilibar tenía en la cabeza, de robo y salida al contragolpe, no se escenificó en ningún momento. Y mucho tenía que ver la composición de un once muy veterano sustentado en el eje por Fernando y Rakitic. El conjunto hispalense fue el segundo más veterano de toda la historia de la Champions con cuatro jugadores con más de 35 años: Navas, Ramos, Fernando y Rakitic.

El Sevilla fue, por lo tanto, un juguete en manos del PSV. Un equipo con limitaciones para pelear en la zona noble de la Champions, pero con argumentos que apenas fueron contestados por este Sevilla tan soso. Dos extremos rápidos, como Bakayoko y Lang, no pararon de meter balones en el área en busca de Luuk de Jong. Un plan que el equipo andaluz conocía a la perfección. Al menos, tanto Sergio Ramos como Gudelj se mostraron contundentes en defensa para que los múltiples acercamientos del PSV no se tradujeran en gol. En ataque, los de Mendilibar fueron un desastre en una primera mitad bastante discreta. Solo Lukebakio después de un robo de balón de Fernando tiró con cierto peligro en el minuto 39. Muy poco para el Sevilla, sometido ante la intensidad del PSV, el líder de la Liga holandesa.

Tuvo algo más de mordiente el Sevilla al inicio de la segunda mitad. Incluso Pedrosa marcó y el VAR anuló el gol por mano previa en una acción más que discutible. El ritmo se volvió frenético y los dos equipos entraron en un divertido intercambio de golpes. En-Nesyri envió al larguero y Nyland realizó varias paradas de mérito ante el inquietante Lang, que incluso envió un balón al palo de la meta del Sevilla.

Marcó el conjunto andaluz por mediación de Gudelj después de una gran dejada de Sergio Ramos. Empató De Jong después de un discutible penalti del defensa y todavía el Sevilla se adelantó en el marcador en el saque de centro con un gran pase de Juanlu que remató En-Nesyri. Con el 1-1, Peter Bosz, entrenador del PSV, había quitado a sus dos centrales. En medio del acoso local, Ramos hizo una falta en la banda y Teze empató en el último suspiro. El Sevilla, que pudo perder y también ganar, se tuvo que conformar con un empate agridulce.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.