El canciller alemán, Olaf Scholz, rechazó este lunes tajantemente los comentarios del expresidente estadounidense Donald Trump de que no defendería a los aliados de la OTAN que no lleguen al 2% del producto interior bruto (PIB) en gasto en defensa en caso de que vuelva a la Casa Blanca tras las elecciones presidenciales de noviembre. “Cualquier relativización de la garantía de asistencia de la OTAN es irresponsable y peligrosa”, dijo Scholz en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro polaco, Donald Tusk, en Berlín, en la que recordó la importancia de la cláusula de defensa común de la organización: “Todos para uno y uno para todos”.

Estas declaraciones responden “únicamente a los intereses de Rusia”, criticó Scholz. “Nadie debe jugar ni negociar con la seguridad de Europa”, agregó durante la comparecencia en la Cancillería de Berlín, en la que insistió en que la OTAN se sustenta sobre el principio de que “cada centímetro de terreno de la OTAN será defendido”, algo en lo que “todos pueden confiar que así será”.

Tusk apuntó en la misma dirección que su colega alemán, pero aprovechó la ocasión para subrayar que, independientemente de las palabras de Trump, todos los miembros de la OTAN deben elevar su gasto en defensa. “Estoy convencido de que las palabras de Trump deben ser como una ducha de agua fría para todos nosotros”, declaró el primer ministro polaco, recordando que su país ya ha alcanzado el objetivo de gastar en defensa el 2% del PIB. “La lección que podemos sacar del ataque a Ucrania es que nadie duda de que debemos mejorar nuestro potencial en defensa. Europa debe poder hacer frente a cualquier desafío”, añadió.

De esta manera, Tusk insistió en la necesidad de “aumentar sistemáticamente los esfuerzos de defensa dentro de la OTAN en los próximos años”. Todo ello con independencia de los resultados electorales que se produzcan en otoño en Estados Unidos, agregó.

Una UE fuerte en lo militar

Tusk aprovechó así su primera visita a Berlín tras jurar su cargo el pasado diciembre para recordar la importancia de que la Unión Europea no sea “solo un poder económico, sino también militar”. “La UE no puede ser débil en el ámbito militar”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El canciller alemán recordó, por su parte, la partida extraordinaria de 100.000 millones de euros anunciada el año pasado, que permitirá alcanzar en 2024 por primera vez tras más de tres décadas el objetivo de la OTAN del 2% del PIB en gasto de defensa y que ya había destacado unas horas antes durante la ceremonia de colocación de la primera piedra de una nueva fábrica de municiones de la empresa armamentística Rheinmetall.

“Es una necesidad urgente. Por dura que sea esta realidad, no vivimos en tiempos de paz. La guerra de agresión de Rusia y las ambiciones imperiales de Putin, que está expresando abiertamente, son una gran amenaza para el orden de paz europeo. En esta situación, si se quiere la paz, hay que disuadir con éxito a los agresores potenciales”, declaró ante los responsables de la nueva fábrica.

La comparecencia de los dos líderes europeos se centró así en las declaraciones del casi seguro candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump, que sostuvo el pasado fin de semana que “animará” a Rusia a “hacer lo que le dé la gana” contra cualquier país de la OTAN que, en su opinión, no gaste lo suficiente en la defensa colectiva.

Estas declaraciones también fueron criticadas duramente por el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, que las calificó también de “irresponsables” y de “hacer el juego a Rusia”. “Y nadie en nuestra alianza puede tener interés en ello”.

El expresidente estadounidense ya había repetido en el pasado que era injusto que Estados Unidos tuviera que responsabilizarse de la defensa de los otros 30 Estados miembros. En particular, criticó que los europeos no gastaran lo suficiente en armamento.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_