Las autoridades sanitarias de Estados Unidos autorizaron completamente a inicios de este julio el uso del fármaco Leqembi para tratar el Alzheimer, luego de ser el primero en demostrar una clara reduccion del deterioro cognitivo.

Los resultados confirman la capacidad de donanemab para impedir el progreso de la enfermedad en los pacientes, sobre todo cuando se toma en las fases iniciales, pero algunos expertos tienen reticencias debido a que sus beneficios siguen siendo «modestos» y tiene efectos secundarios potencialmente peligrosos.

En mayo, la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó un tratamiento similar para la enfermedad de Alzheimer, Leqembi (lecanemab), fabricado por Eisai y Biogen. Eli Lilly dijo que espera que las autoridades sanitarias estadounidenses se pronuncien «para finales de año» y que está presentando solicitudes en otros pagos. Donanemab, al igual que lecanemab, se administra por vía intravenosa y ataca las placas cerebrales de los pacientes afectados, conocidas como placas amiloides.

El ensayo clínico del tratamiento de Eli Lilly se llevó a cabo en el país con más de 1.700 personas de entre 60 y 85 años que no vivían un período de avance del confinamiento y los resultados se publicaron con las lunas en la revista científica. jama.

Alzheimer: un fármaco que frena el avance de la fermentación en un 35 por ciento de los casos

En un subgrupo de 1.200 personas con cerebros que mostraban niveles bajos de proteína Tau -que indica una fase más temprana del confinamiento-, el tratamiento reduce el deterioro de la cognición y función (capacidad para realizar las actividades diarias) en un 35% en 18 meses. Pero el tratamiento puede tener efectos secundarios graves, como edemas y hemorragias cerebrales.

Muchos participantes en el ensayo clínico probablemente relacionados con el tratamiento, informados al estudio. «Los beneficios modestos probablemente no serían cuestionados por pacientes, médicos o contribuyentes» si estos tratamientos peligrosos «de bajo riesgo, baratos y sencillos de administrar», confirmaron varios expertos en un artículo publicado también en Jama. «Pero ninguna de las tres cosas está demostrada».

Recopilar más datos, incluidos más de 18 meses, será crucial para comprender mejor el equilibrio entre los beneficios y los riesgos de estos fármacos, subrayaron, y también critican la baja proporción de personas de color incluidas en el ensayo, a pesar de que his las más afectadas por la fermedad.

Estos fármacos de «primera generación» «no son perfectos», resumen de Susan Kohlhaas, de la organización alzheimerInvestigación de Reino Unido. «Pero son un gran paso en la dirección correcta». “Supone un gran avance que marcará el camino para muchos tratamientos futuros”, coincidió Giles Hardingham, profesor de farmacología en la Universidad de Edimburgo.

«Recuperada mi vida»: el relato de un paciente que realizó un nuevo tratamiento «histórico» contra el alzhéimer

Larry y Joan Murtaugh describieron la droga Leqembi como «casi un milagro».

Una de las pacientes que se sumió a los ensayos clínicos se aseguró que «recuperó su vida» gracias al medicamento.

Joan Murtaugh, de 77 años y residente en Ohio (Estados Unidos), decidió unirse a las pruebas del medicamento lecanemab que se llevó a cabo en Cleveland Clinic luego de que se presentó un deterioro cognitivo leve y alto riesgo de Alzhéimer en 2017.

Tras formar parte de los experimentos durante 18 meses, entre 2020 y 2021, la mujer se mostró contenta con los resultados, asegurando en diálogo con El sol se siente «perfectamente normal» y «no estoy teniendo los problemas que tenía».

Ante los efectos positivos que pareciera tener en su salud el fármaco, la septuagenaria continúa inyectándose el medicamento una vez por semana. Sumado a esto, complementa el tratamiento con terapia cognitiva del habla.

Larry y Joan Murtaugh prueban el fármaco lecanemab para el Alzheimer
Según Joan, su memoria «es mucho mejor de lo que era» desde que comenzó el tratamiento.

«Soy totalmente funcional y mi memoria es mucho mejor de lo que era. Soy muy activa, conduzco regularmente, hago jardinería y cocino, y leo varios libros. Recuperada mi vida”, explicó Joan al medio británico.esta medicina es un milagrodesde nuestra perspectiva».

«Cuando se detectó en Joan, mis temores eran que esto sería una espiral descendiente. Solía ​​​​ser que cuando mencionabas el Alzhéimer estabas mirando a un abismo. Ahora este medicamento ofrece una gran esperanza para el futuro«, agregó el hombre. Sobre su pareja, reconoció «ver mejoras en la memoria a corto plazo de Joan». «Ella es una luchadora», aseguró.

Según Joan, «no tuvo dudas» en sumarse a los ensayos clínicos cuando se enteró de la existencia del fármaco. «Sabía que Cleveland Clinic es un lugar de primera clase y cuando pensó que tenía un medicamento que podría ayudar, y yo necesitaba ayuda desesperadamente, huyó por ello. No tuve dudas”, explicó.

Babak Tousi, un médico que dirigió la parte del ensayo en la Clínica Cleveland, dijo que un El sol que «tenemos un gran grupo de pacientes que acuden a nosotros y nos piden ayuda«. «En particular, Joan era una ciudadana científica, preguntó si podía ser parte de un ensayo», agregó.

«Por supuesto, las personas qu’participant en ensayos clínicos pueden tener acceso a medicamentos que aún no están disponibles. Pero, curiosamente, un factor más importante es que dicen que puede que no los ayude a ellos, pero si a otras personas. Quieren devolver el favor”, aseguró Tousi.

Leqembi estará «ampliamente» cubierto en Estados Unidos

A principios de julio, las autoridades sanitarias de Estados Unidos autorizaron plenamente el fármaco contra el Alzheimer, lo que permitirá que el tratamiento sea más accesible a través del sistema federal de salud. En ese sentido, Leqembi fue avanzado para pacientes que aún no alcanzaron un estadio avanzado de la enfermedad.

Enero ya había sido aprobado por la agencia estadounidense de medicamentos (FDA) mediante un procedimiento acelerado. Según un comunicado que difundió las organizaciones, la realización de análisis de estudios adicionales permitió que ahora se autorrice en su totalidad.

Administrado por vía intravenosa cada dos semanas, el tratamiento fue desarrollado por la compañía farmacéutica japonesa Eisai con la estadounidense Biogen. Su precio se fijó en 26.500 dólares al año y por paciente.

Alzheimer: 7 Hábitos Que Pueden Retrasar Muchos Años La Enfermedad

El sistema de cobertura de salud federal Medicare, destinado a personas mayores de 65 años, hasta ahora solo lo cubría si se tumaba en ensayos clínicos, lo que limitaba mucho su acceso. Con autorización completa de la FDA, ahora estará «ampliamente» cubiertodijo Chiquita Brooks-LaSure, directora de la agencia administrativa de Medicare, en un comunicado de prensa.

«Esta es una gran noticia para los millones de personas en todo el país que viven con esta enfermedad debilitante y sus familias», agregó Brooks-LaSure. Sin embargo, según el texto, los pacientes aún deben pagar parte del costo de su propio bolsillo (20%).

Si bien no se trata de una cura para los pacientes, Puede ayudar a retrasar un poco al avance de la fermentación. «Este tratamiento, aunque no es una cura, puede ayudar a dar más tiempo a las personas (…) a mantener su independencia y hacer las cosas que aman», sostuvo Joanne Pike, presidenta de la asociación de pacientes Alzheimer Association. Las personas con la enfermedad «merecen tener la oportunidad de discutir y decidir, con su médico y su familia, si este tratamiento es adecuado para ellos», agregó. Sin embargo, existe la probabilidad de que los entierros causen efectos secundarios, tales como edema cerebral o hemorragia, los cuales pueden ser fatales.

MB CP/DS