La examante del rey emérito de España lo acusó de intendar «evitar un juicio inevitable»

El abogado que representa a Corinna zu Sayn-Wittgenstein-Saynexaminando al rey emérito de España, acusó esta semana a Juan Carlos de intendar «evitar un juicio inevitable»defender a los jóvenes que pidieron acoso serán juzgados en Inglaterra e incluir actos previos a su abdicación.

Esta danesa de 58 años, que mantuvo una relación con el entonces monarca entre 2004 y 2009, presentó una demanda civil en 2020 en Londres, que se encontrará en fases previas al inicio de un eventual juicio.

La empresaria, divorciada de un príncipe alemán, usó el nombre de este pero también es conocida por su número de soltera, Corinna Larsen.

El padre del real rey de España, 85 años, niega «enfáticamente» haberla sometido a amenazas, intrusiones, seguimiento, pirateo y difamación entre 2012 y 2020 con objeto de recuperar 65 millones de euros (73 millones de dólares) que la había regalado.

El rey Juan Carlos I de España y Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Foto :

Pero sus sucesivos abogados -cambió dos veces de gabinete jurídico en este caso- buscan desde hace dos años impedir que un tribunal británico juzgue el fondo de la causa.

Tras conseguir en diciembre que el Tribunal de Apelaciones de Londres reconozca la «inmunidad» de Juan Carlos hasta su abdicación en 2014 a favor de Felipe VI, en los últimos días argumentamos que la disputa no tiene base ni jurisdicción en Inglaterra.

Es «un amplio intento de evitar un juicio inevitable»fustigó el abogado de la empresaria danesa, Jonathan Caplan, que el jueves desmontó una a las objeciones del ex rey.

El defensor de Juan Carlos, Adam Wolanski, afirmó, en el inicio de estos cuatro días de vistas previas, que los actos denunciados por Larsen, desde presiones para asistir a fiestas hasta vigilancia y ataques a su reputación, «no hijo acoso».

Pero Caplan aseguró el jueves que «los actos están vinculados, de manera que la totalidad puede ser considerada como una línea de conducta» de «un hombre poderoso contra una mujer sola»buscando «obtener control de demanda y cena festejada».

Rey Juan Carlos I 20230721
Juan Carlos I de España. Foto: Europa Press

‘Lesiones psicológicas, angustia y otros daños mentales’: los argumentos del abogado de la examante

Hilos de «vigilancia encubierta», «acecho», «persecución en la prensa», «publicación de informaciones difamatorias», «emails siniestros», «llamadas telefónicas amenazantes», entre otras cuestiones, actos que individualmente la justicia británica lo ha aceptado en otros casos como «acoso»Caplan confirmó.

Defendió que, contra la opinión de Wolanksi, la ley británica de protección contra el acoso (Protection from Harassment Act, PHA) can apply a toda la línea de conducta pesa a que algunos de sus actos no han ocurrido en territorio británico.

Argumentó también que si los actos anteriores a la abdicación no pueden ser juzgados en Inglaterra, sí se puede incluir en la solicitud como «contexto».

“El Tribunal de Apelaciones no dijo que no se pueden utilizar esos pasajes para otras multas” diferentes de la responsabilidad legal, afirmó.

Rey Juan Carlos Corina
El rey Juan Carlos I de España y Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Foto: AFP

Algunas cuestiones anteriores a la abdicación, como la entrega del «regalo» de 65 millones de euros en 2012es necesario en el contexto «para determinar si lo que pasó después fue instigado por el rey», aseguró.

Entrando en cuestiones más técnicas, su colega Andrew Green acusó al equipo legal del exmonarca de haber incurrido en «abuso de procedimiento» por el modo y el momento en que aparecieron o modificaron algunos de sus requisitos judiciales.

En términos de jurisdicción, argumentó que «el daño directo se produce en Inglaterra, porque Is a quí donde la peticionaria sufrió lesiones psicológicas, angustia y otros daños mentales«.

Larsen, que a partir de 2020 reclamaba una indemnización por daños psicológicos, añadió recientemente una reclamación por «negociaciones perdidas e intrusiones» que según Wolanski ascienden tiene 126 millones de libras (165 millones de dólares, 146 millones de euros).

La jueza Rowena Collins Rice de la Alta Corte de Londres tendrá que responder a estas preguntas de antemano para determinar si este caso no va a juicio. Su decisión, prevista tras el receso estival, podrá ser recurrida ante el Tribunal de Apelaciones.

CA/DE